sábado, 5 de diciembre de 2015

Aprender a mirar hacia dentro

Otra vez vuelvo cansada, agotada...y la última vez juré y perjurè que no volvería. Pero vuelves a dar una nueva oportunidad, por si alguien se da cuenta, por si ha ocurrido un milagro....Pero no ha cambiado nada de nada, y vuelvo a casa rendida física y moralmente. ¿A que parece que estoy hablando de algo que es cuestión de vida o muerte? A lo mejor no es para tanto, pero que es importante, sí. Hablo de poder encontrar tallas grandes en las tiendas y no tener que ser millonaria. ¡Es que no me puedo comprar un pantalón en los chinos de 9€! ¡Tiene que ser de 40 para arriba y en el fin del mundo! No es cuestión de vida o muerte, pero sí es importante cuando te ponen un listón de medidas y tienes que entrar ahí, sí o sí. Es importante porque creo que es una discriminación como otra cualquiera.

Me hizo gracia el otro día que leí (ya no me acuerdo dónde) que el hombre más rico del mundo, el dueño de Zara, no encontraría ropa de su talla en sus tiendas. Y hacia una descripción de su estilo de vestir y sus medidas, ¡¡¡nada que ver con lo que nos vende!!! ¿Se puede ser más falso, más incoherente? Dónde se compra usted la ropa, ¿D. Amancio? ¿En las tiendas de talla grande que no hay en Madrid capital? ¿En el extranjero? ¿O se la hacen a medida? Porque, por supuesto, es de marca....Ya, entonces conclusión: debes tener un pastón como él para poder encontrar algo de tu talla y que sea mínimamente bonito, alegre, juvenil....porque qué hartura con el negro, al que estamos condenadas/os las que tenemos curvas (aunque los chicos creo que no tanto). Hay que ir de funeral siempre porque adelgaza; con lo que alegra la vida los colores. ¡Y lo que adelgaza no es el negro por fuera, sino que te quites el negro por dentro!, es decir, que tengas autoestima, que te quieras… Hace un tiempo también escuché a Cristina Almeida decir que ella se compraba la ropa en tiendas premamá, porque tenían colorido....Me encantó y la aplaudí, pero volvemos a lo mismo: no son baratas esas tiendas, son bastante exclusivas...En fin, que curvas significa irremediablemente, dos cosas: sé rica y deja de comer.

Vale, entramos en el punto "deja de comer", que es lo primero que nos viene a la cabeza a todos cuando vemos a " esa cosa" (como he oído llamarnos) que pasa de un peso estadísticamente correcto y saludable. A lo mejor el problema no es si como o no como; a lo mejor es un problema hormonal, psicológico, interno que la repercusión que tiene es coger peso. Cada uno expresa su interior como puede: yo no soy de volverme loca, yo soy de coger peso, de guardarme todo. Y nadie pone remedio a eso, o al menos, a los médicos los veo trabajando muy solos, en el sentido de que, como tienes tantas cosas desajustadas, vas a un especialista que trata su parte; vas a otro que trata la suya....todos por separado pero no en conjunto. Y cada uno te echa su respectiva bronca. O como un análisis de cabello que me hicieron hace poco en una farmacia, totalmente gratuito. Me lo hace, y yo que tengo 4 pelos, ya sabía la respuesta, pero bueno. Me pregunta la chica: “¿Ha tenido cambios hormonales últimamente? ¿Tiene mucho stress?” Respuesta a todo: SI. Y llega la señorita a la conclusión que ya sabía: “Tiene usted el pelo así y así, así que le recomiendo este champú que vale 60€”. Me quedé alucinada. Y le pregunto “¿Pero de verdad es efectivo?”, y me responde la chica, con sinceridad: “Si me ha dicho que tiene problemas de hormonas y stress, no me diga más. Y no le puedo asegurar que tenga su efecto”. Pero vamos a ver, ¿entonces es consciente de que me está vendiendo la solución mágica, pero que no es la solución de raíz y real? Pues vaya estafa…


En resumidas cuentas: SI VES ALGO QUE NO TE GUSTA POR FUERA, PIENSA QUE SIEMPRE, SIEMPRE, LA SOLUCIÓN ESTÁ EN ALGO DE DENTRO…NO NOS DEJEMOS ENGAÑAR